La Estrella

‘The Parts You Lose’ ofrece una opción de cine para pensar

Wesley (Danny Murphy) sobre la planicie nevada de Dakota del Norte, lugar en donde transcurre la cinta “The Parts Your Lose”.
Wesley (Danny Murphy) sobre la planicie nevada de Dakota del Norte, lugar en donde transcurre la cinta “The Parts Your Lose”. Cortesía Samuel Goldwyn Films

La multidimensionalidad del ser humano, ¿qué es lo bueno? ¿Quién es bueno? ¿Quién es malo? ¿Qué es lo malo?

“The Parts You Lose” (lo que bien podría traducirse como “Las partes que pierdes”), cuenta la historia de un niño en aislamiento, no sólo por la remota tierra en Dakota del Norte en donde vive con sus padres y su hermana sino porque sufre de uno de los aislamientos más intensos: la sordera.

Wesley (Danny Murphy) tiene 10 años y a diario regresa a casa con “mocos” en el cabello porque uno de sus compañeritos de la escuela para niños con necesidades especiales goza molestándolo con eso.

Wesley lo olvida todo al llegar a casa, pues en la remota granja lo esperan sus madre y su hermana y ahí todo es paz y amor. Sin embargo, al regreso de su padre, las cosas comienzan a cambiar; el rudo trabajador de plataformas no entiende la sordera de su hijo y ante cualquier excusa el jovencito recibe tremendas golpizas.

Un día al volver a casa, Wesley descubre a un hombre herido (Aaron Paul) tirado en la nieve, sangrando. Wesley trata de decírselo a su padre, pero no lo logra, así que decide ayudar al hombre escondiéndolo en el granero de sus padres. Al poco tiempo, el auditorio se entera que el hombre herido es un asaltante de bancos.

Pero para Wesley comienza a ser un compañero, al que poco a poco ayuda y cura, y con el que comienza a desarrollar una entrañable amistad. En sus silenciosos encuentros, el hombre comienza a entender la vida de Wesley y a ayudarle a enfrentar al “bully” de la escuela y hasta a su padre.

Sin embargo, la policía irá acorralando al fugitivo y el niño tendrá que enfrentar una de las situaciones más difíciles de su vida y decidir en su historia, quién es el bueno, quién el malo o si la humanidad está hecha de muchas facetas en una misma persona.

Una cinta lenta pero profunda, con extraordinarias actuaciones, memorables escenas y silencios poderosos. Perfecta para comenzar una discusión filosófica.

Murphym quien es sordo en la vida real, brinda una actuación impecable y Paul no se queda atrás en una extraordinaria mancuerna, mostrando una amistad sincera entre un delincuente y un niño con tremendas carencias paternales.

Por otro lado, el vistazo a la tensa relación de Wesley con un padre (Scoot McNairy) que no comprende su discapacidad y vive frustrado por su sola presencia, con su madre (Mary Elizabeth Winstead) quien lo adora, pero poco puede hacer ante la ignorancia e intolerancia de su compañero de vida, es también digno de mención.

Los espacios nevados y solitarios del norte de Estados Unidos, la dura muestra de falta de calor humano. “Las partes que pierdes” puede ser un título irónico que hable de la inocencia, de la fe en el otro, de la confianza.

¿Será que poco a poco todo eso se pierde?

Sin lugar a dudas una cinta que hará pensar a su auditorio y regresar a ese momento en el que perdió alguna parte, y si ha tenido suerte en la vida, el momento también en el que logró recuperarla.

Un tema complicado que el director Christopher Cantwell maneja con maestría en una película que muestra la multidimensionalidad de los seres humanos.

Excelente opción de cine para pensar.

The Parts You Lose

Suspenso, drama

Dirige: Christopher Cantwell

Actúan: Aaron Paul, Scoot McNairy, Mary Elizabeth Winstead, Danny Murphy, entre otros.

Sin clasificación

93 min.

***

  Comentarios