La Estrella

Celebran fallo de la Corte Suprema pero advierten que pregunta del censo ya hizo daño

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump y el vicepresidente, Mike Pence, durante un evento en la Casa Blanca.
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump y el vicepresidente, Mike Pence, durante un evento en la Casa Blanca. EFE

Aunque la decisión de la Corte Suprema de no permitir que se incluya la pregunta sobre la ciudadanía en el censo de 2020 es vista como una victoria por los defensores de los migrantes, algunos dirigentes demócratas advirtieron que el “daño ya está hecho”.

“El miedo y la ansiedad por la xenofobia ya está en el aire, independientemente de la decisión del Tribunal Supremo, el daño ya está hecho”, dijo este jueves el gobernador de California, Gavin Newsom, en una conferencia de prensa en Sacramento junto al fiscal estatal, Xavier Becerra.

“Apenas hace una semana le estábamos diciendo a nuestra comunidad que no abriera la puerta a menos que hubiera una orden de cateo, pero al mismo tiempo les estamos diciendo que contesten el censo, así que tenemos mucho trabajo para enviar el mensaje correcto”, añadió Newsom.

El censo es fundamental para definir el reparto de fondos para los presupuestos públicos y el peso de los distritos electorales para la Cámara de Representantes y la representación del Colegio Electoral, el cuerpo de compromisarios encargado de elegir al presidente de Estados Unidos.

La situación migratoria de millones de residentes y la preocupación de que se comparta la información con las autoridades de inmigración afectaría a estados como California, donde el 45% de los residentes de ciertas zonas podría evadir el conteo, según un estudio del Instituto de Política Pública de California.

En su decisión de este jueves, la Corte Suprema consideró que la administración no dio una razón adecuada para agregarla, pero no dio por cerrado totalmente el asunto.

Los jueces del tribunal solicitaron al Departamento de Comercio, encargado de elaborar el censo, que proporcionasen otra explicación sobre la inclusión de esa pregunta, lo que prolongará la batalla legal en los siguientes meses.

Además, el presidente Donald Trump insistió desde Japón en su deseo de incluir la pregunta sobre la ciudadanía y aseguró que ha consultado la posibilidad legal de retrasar el censo para ello.

“Es imaginable que las agencias que manejan el Censo traten de hacer esto (incluir la pregunta) nuevamente, y traten de hacerlo mejor”, advirtió Becerra, tras asegurar que California está lista para continuar liderando la lucha contra las intenciones del Gobierno de Trump.

Thomas Sáenz, presidente del Fondo México Americano de Defensa Legal y Educación (MALDEF), uno de los principales grupos latinos del país, consideró en un comunicado que el secretario de Comercio, Wilbur Ross, ahora debe tratar de “arreglar su desastre” y hacerlo “en muy poco tiempo”.

Saenz calificó a Ross de “prevaricador” y dijo que el secretario está “lejos de poder presentar una explicación legítima para sus acciones parciales” al querer incluir la pregunta sobre el estatus legal de los habitantes del país.

En ese sentido, Angélica Salas, directora ejecutiva de la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes (CHIRLA) aseguró que aunque “la distracción de la cuestión de la ciudadanía puede haber quedado en suspenso temporalmente, la comunidad (inmigrante) no descansará ni un poco para garantizar que sus voces se escuchen alto y claro en el Censo 2020”.

Por su parte, la presidenta interina de Latino Victory Project, Melissa Mark-Viverito, subrayó que a pesar de que “el presidente Trump quería silenciar a las comunidades (minoritarias), lo que obtuvo en cambio es otro rechazo judicial de una política profundamente enraizada en el racismo y el fanatismo”.

La inclusión de la pregunta de ciudadanía en el conteo ya había sido bloqueada por tres jueces federales por considerarla ilegal.

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, también se manifestó respecto a esta decisión de la Corte Suprema y la calificó de “victoria”.

“No importa qué políticas de odio imponga esta Administración en Washington, siempre nos levantaremos y nos aseguraremos de que cada neoyorquino sea contado”, insistió Cuomo en un comunicado en el que subrayó que la inclusión de la pregunta forma parte de la “agenda antiinmigrante” de Trump.

Newsom recalcó que su gobierno tratará de reparar el daño hecho por el esfuerzo con campañas de concientización sobre la importancia del censo y de obtener la representación justa en función de la población de cada estado del país.

  Comentarios