La Estrella

Reúnen a familiares separados por la migración

Un grupo de personas que participan en el programa Creando Sueños se encuentran en Durango, listos para salir a Los Ángeles, California.
Un grupo de personas que participan en el programa Creando Sueños se encuentran en Durango, listos para salir a Los Ángeles, California. Especial La Estrella

Aquella tarde de mayo del 2004 fue la más triste para Hortensia Victorio García.

Su hijo menor se despedía de ella en busca de una oportunidad de vida en los Estados Unidos.

“Fue muy triste para mí, no sabía cuál sería el futuro de él; los siguientes quince días fueron un verdadero tormento, hasta que recibí su llamada”, dijo Victorio García.

Sin embargo, hace apenas unas semanas, la vida le cambió por completo a Victorio García, pues logró obtener su visa para cumplir un viejo anhelo: volver a ver a su hijo al sumarse a un programa de reencuentro familiar llamado Creando Sueños y promovido por organizaciones duranguenses en Dallas y Chicago.

Hoy Victorio García es uno de los 11 familiares que este 19 de junio estaría llegando a Dallas para reencontrarse con sus hijos e hijas.

“Volveré a verlo y me llena de emoción, no sé qué le diré cuando lo vea frente a frente, pero lo que sí haré será abrazarlo muy fuerte y llenarlo de besos”, señaló Victorio García.

Para Margarita Ibáñez Mata, originaria de Guadalupe Victoria, Durango, el reencontrarse con sus dos hijas es casi un milagro.

Ibáñez Mata, dijo haber escuchado de este programa por boca de sus vecinos y se propuso apostarle a esta oportunidad, “ya había intentado visar cinco veces sin éxito”.

Hoy su expectativa de ver a sus hijas es casi una realidad. “Por fin estaré con ellas y las abrazaré y les daré muchos besos”.

Margarita evocó los últimos recuerdos de sus dos hijas.

“Me despedí de ellas y me quedé muy triste; ahora después de años las voy a ver; quiero decirles muchas cosas pero estoy muy nerviosa y no sé si me salgan las palabras, me dijeron mis nietas que quieren que les cocine así que como voy a estar un mes completo entonces voy a tener mucho que hacer”, indicó Ibáñez Mata.

Creando Sueños

Este programa, explicó César Valenciano Vázquez, fundador de Casa Durango Dallas, es similar el que tienen ya por lo menos 14 estados y nace a partir de una necesidad de los mismos migrantes, son ellos los que han impulsado esto.

Césasr Valenciano.JPG
César Valenciano Vázquez de Casa Durango Dallas

“Nuestro compromiso con la comunidad nos ha llevado a explorar opciones que permitan beneficiarla; este programa es un proyecto que ya habíamos presentado desde hace mucho tiempo, además de que el gobernador inició el propio; nosotros también lo estamos haciendo porque hay mucha gente que requiere de ello y ahora finalmente, y gracias a una consultoría, hemos podido realizarlo”, dijo Valenciano.

Óscar Fragoso de la Federación de Migrantes Duranguenses en Chicago y Medio Oeste expresó que el propósito de este programa es para seguir apoyando a la comunidad.

“Abrir más las oportunidades para que nuestras familias puedan reencontrarse después de muchos años, y una de las metas que hemos logrado es no estar compitiendo con nadie”, dijo Fragoso.

Dijo que en agosto saldrían 27 personas para Chicago , “en total ya son 100 personas las que están en este programa, y mientras la gente no nos falle y no quiebren el programa, esto continuará”.

Señaló que aunque se tiene amistad con los consulados, no es necesario el trabajar con ellos, pero si en un momento dado se podría, con gusto lo harían.

Cristina Nevárez Elizondo, de Consultoría Migrante en Durango y corresponsable operativa del programa junto con Andrea Meraz, explicó que la idea de formar esta agencia fue debido a la necesidad de este tipo de servicios, así como del trámite de documentación que muchos migrantes y familiares de migrantes requieren, y en este caso en particular con el reencuentro de familias.

Nevarez Elizondo Cristina.JPG
Cristina Nevárez Elizondo, de Consultoría Migrante en Durango y corresponsable operativa del programa.

“Estamos apoyando a estas organizaciones comunitarias, siempre con el único objetivo de apoyarlos; aquí les brindamos asesoría necesaria, pero también les decimos la verdad”, y agregó, “acabamos de enviar al primer grupo a California y ahora le sigue Dallas”.

Elena Ramírez Chávez, de Cuencamé, Durango con 79 años de edad, estaba ya lista para volar a los Ángeles, California.

Ella, junto a otras siete personas, habrían volado a esa ciudad para reencontrarse con sus familiares.

“Hace 20 años que no los veo, se fueron los dos muy pequeños; Julián y Altagracia, son muchos años y aunque me siento más tranquila los extraño demasiado”, dijo Ramírez Chávez.

María Magallanes Alba y Gregorio García Hinojosa, de Cuencamé, Durango, no han visto a su hijo Jesús García Magallanes desde hace 24 años.

“Se me quedaron grabadas las palabras de mi hijo cuando se fue, me dijo no me voy a olvidar de ustedes, y no lo hizo, él ha estado al pendiente de nosotros”.

Magallanes, nerviosa porque en pocos minutos abordaría el avión, se limitó a decir: “gracias a Dios lo vuelvo a ver”.

Por su parte, García Hinojosa, un poco más reservado, expresó, “al fin lo voy a ver al igual que a mis nietos”.

El grupo tenía programado llegar hoy a las 6:30 p.m. a Dallas para después trasladarse a la iglesia de San Lucas en Irving.

  Comentarios