Nación

Amnistía Internacional observará el trato a migrantes en frontera México-Estados Unidos

La organización Amnistía Internacional (AI) anunció que observará el trato que reciban los migrantes de Centroamérica que soliciten asilo en la frontera México-Estados Unidos.
La organización Amnistía Internacional (AI) anunció que observará el trato que reciban los migrantes de Centroamérica que soliciten asilo en la frontera México-Estados Unidos. EFE

La organización Amnistía Internacional (AI) anunció observará el trato que reciban los migrantes de Centroamérica que soliciten asilo en la frontera México-Estados Unidos.

La organización señaló que este día ubicó, en el punto fronterizo de la aduana de San Ysidro, en la ciudad de Tijuana, una valla publicitaria con un mensaje que recuerda a las autoridades de ambos países su obligación de facilitar solicitudes de asilo y respetar el derecho universal de todas las personas a pedir asilo.

La valla invita a los solicitantes de asilo a informar a Amnistía Internacional si las autoridades les niegan la entrada o violan de alguna otra manera su derecho humano a solicitar asilo.

"Si ves algo, di algo. Toda persona tiene derecho a buscar asilo. Si intentaste solicitar asilo en la frontera con Estados Unidos y no te dejaron, denúncialo a Amnistía Internacional", dice el mensaje.

La organización indicó que cientos de personas que han viajado en caravana desde Centroamérica se disponen a pedir asilo durante el fin de semana en el punto fronterizo, lugar donde una delegación de AI estará presente para observar la conducta de las autoridades en la recepción y facilitación de sus solicitudes.

El miércoles, AI pidió a México y Estados Unidos "dejar de demonizar" a los miembros de la caravana migrante y respetar su derecho a solicitar asilo.

"Pedir asilo no es un delito ni en Estados Unidos ni en ningún país", argumentó en un comunicado la directora para las Américas de Amnistía Internacional, Erika Guevara Rosas. La caravana migrante, integrada en su mayoría por hondureños, arrancó el pasado 25 de marzo de Tapachula, en el sur de México, y finalizó oficialmente dos semanas después en la capital mexicana, tras lo cual aquellos integrantes que lo desearon continuaron en pequeños grupos su camino hacia Estados Unidos.

AI cuenta con información que señala que, en los últimos días, funcionarios de migración mexicanos han detenido y tratado de deportar a familias centroamericanas de la caravana que planeaban pedir asilo en EE.UU.

En tanto, el Departamento de Seguridad Nacional estadounidense emitió una declaración en la que amenazaba con detener indefinidamente a estos migrantes hasta que pudieran devolverlos a sus países de origen, dijo la organización.

Guevara argumentó que en estos momentos, cuando "el mundo lidia con el mayor número de personas refugiadas desde la II Guerra Mundial", la respuesta adecuada es dar la bienvenida a estas personas, "no insultarlas y devolverlas al peligro".

Devolver a sus países a los solicitantes de asilo -recordó- sería una violación de las obligaciones legales nacionales e internacionales contraídas tanto por México como por EE.UU.

  Comentarios